Otro sitio más de WordPress.com

Desde un corazón rendido a tí
doy gracias por devolverme el vivir
Jamás soñé que mi vida cambiaría
nunca imaginé el cambio que pegaría
pues tu cambiaste mi llanto en alegría
mi frustración en plena armonía
por esto es que dedico esta poesía
a la vida que me has regalado
pues solo tu me has inundado
de tu gracia y tu perdón
tu me has restaurado
enamorando cada dia mi corazón
Has coneguido devolver la pasión
que perdida por la contradicción
dejé a un lado las ganas de luchar
movida por la deseseración

Pero llegaste tu a mi vida
me regalaste salvación
y con ella la vida misma
la cual te he entregado sin condición
he puesto mi fe y confianza en el que con tanto carisma
pasó tal pena, dolor, insultos y traición
por amor fue a la muerte misma
y se glorifcó en su resurrección
por darnos vida
vida en abundacia y salvación.

VOLUNTAD Y EMOCIONES

 

 

Es indudable que las emociones constituyen la parte espiritual más ligada a los sentidos físicos. Son casi el censor de ellos. De la misma manera que el espíritu se une con el alma a través de la voluntad, hay un puente similar entre el alma y el cuerpo a través de los sentidos y las emociones.

(Hebreos 5: 14)= Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Aquí  está hablando de los sentimientos, de las emociones. Dice: el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez. Es decir que la madurez cristiana se alcanza, no llega desde los aires mágicamente.

 

La madurez cristiana, en principio, no tiene absolutamente nada que ver con la edad, con el tiempo que lleva en la iglesia y mucho menos con el cargo o la posición que se ocupa dentro de la iglesia. Cristianamente la madurez tiene que ver con el ejercicio de las emociones.

 

Si  vamos cruzando una calle y de improviso un auto le frena al lado y le toca un bocinazo,  no reaccionamos en el espíritu ni en el intelecto, reaccionamos en nuestras emociones. O sea: nos pegamos un susto de aquellos. Se puede quedar paralizado, pegar un salto, brincar, pedir disculpas por andar abriendo la boca o enojarse con el conductor del auto. Bueno; es así en la vida cristiana. Nuestra reacción ante determinadas circunstancias, marcan nuestra madurez cristiana, de dominio de nosotros mismos.

 

Por eso dice que el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez. Para los que POR EL USO tienen LOS SENTIDOS EJERCITADOS. Es decir que la madurez cristiana, la relación con Dios, depende, va a dar como fruto, que nuestros sentidos estén ejercitados. La mente se renueva, la voluntad se somete a Dios, y las emociones se ejercitan.

La mente se renueva por la palabra, oyendo el Logos de Dios, oyendo a Cristo.

La voluntad se somete a Dios. Con la obediencia a su palabra.

Estos dos factores hacen que las emociones se vayan ejercitando y vamos alcanzando madurez en las diversas pruebas y circunstancias por las que vamos pasando.

¿Qué quiero decir, que las emociones son malas? No. Para nada. Las emociones son divinas, las puso Dios allí y todo lo que puso el Señor, es bueno en gran manera. Nada más que las puso bajo patrones diferentes a lo que nosotros vivimos.

Por ejemplo: Aun el necio cuando caya le es contado como sabio. ¿Cuantas veces al cabo del día podemos ejercitar esta emoción siendo obedientes a lo que acabamos de leer?

Lo correcto sería, el versículo entra en nuestra mente…. llega el momento de una situación en la que debemos ponerlo en práctica….. sometemos nuestra voluntad (que sería a lo que estamos acostumbrados a hacer o queremos hacer en ese momento) a la obediencia a la palabra que hemos leido, cayando cuando otras veces hemos dicho de todo y ¿de que manera?…… de hacer esto una vez y otra vez al final nuestras emociones van siendo controladas por el dominio propio.

Esto no ocurre de la noche a la mañana, es un caminar y aprender de las experiencias vividas y las victorias conseguidas. Es más cuando alcanzas madurez y control de tus emociones a cierto nivel de presión, es como si se subiera el listón y tienes q volver a ejercitar las emociones para dominarlas a un nivel aun mayor de presión, es decir, quizá hayas aprendido a contener tu boca (siguiendo con el mismo versiculo q hemos tomado de ejemplo) en cuanto a una amenaza hacia tu propia persona, pero ¿cuando esa amenaza es hacia la persona de tu hijo? La cosa cambia y es cuando debemos alcanzar una mayor madurez y dominio sobre nuestras emociones, subimos de nivel.

Hermanos… vamos de gloria en gloria y en aumento como la aurora. ;)

 

EL ESPIRITU SANTO

 

Después de reconocer a Jesús como mi Señor y Salvador, me bauticé en las aguas. También había recibido el Bautismo del Espíritu Santo, pero había algo más. Parecía que El estaba demandando algo más de mí.

 ¿Qué era lo que El me estaba demandando?

 Deseaba darse a conocer de una manera mas íntima, mas profunda. Oré pidiendo al Espíritu Santo que se revelara a mí como esa persona de la que me estaban hablando. Así es que empecé a meditar en la palabra sobre El.

 El Espíritu Santo es una persona, ya que tiene una personalidad definida. De la misma manera que el espíritu humano conoce las cosas y pensamientos del hombre, el Espíritu Santo conoce las cosas y pensamientos de Dios. Es inteligente, tiene emociones y tiene voluntad. Es capaz de razonar, juzgar, discernir, pensar y valorar las cosas. Pero Dios nos reveló a nosotros todas las cosas por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

1 corintios 2:10-13

Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual

 El Espíritu Santo nos enseña todo lo que Dios nos ha concedido, nos recuerda todo lo que Jesús dejó dicho y es el precioso consejero que nos envió el Padre.

Juan 14:26

Más el consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

El Espíritu Santo tiene sentimientos, al igual que tu y que yo, puede entristecerse. Es tan sensible, que tu comportamiento, pensamiento, expresión, palabra, pueden hacer que El se ponga triste. Es celoso de ti y de mí, anhela estar con nosotros. Está deseando tener comunión intima con nosotros. Su mayor deseo es hacerse uno con tu espíritu, para  juntos adorar al Padre en espíritu y en verdad. Tan sólo el Espíritu Santo es capaz de dar y provocar en nosotros esa adoración que el padre busca. El mismo Espíritu Santo que mora en ti y en mí.

Efesios 4:30

 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

 Santiago 4:5

¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente.

 El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Además El tiene voluntad propia, toma sus propias decisiones.

 Hechos 16:6 

Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;

 El Espíritu Santo glorifica a Jesús. Y todo lo que tu hagas ha de glorificar a Jesús, sino apagarás la llama del Espíritu Santo que hay en ti.

Es un tesoro, el tesoro más preciado que tenemos. Hemos de cuidarlo, amarlo. Le necesitamos tanto.

 

Eres mi razón de existir:

Te necesito Espíritu Santo, eres mi respirar. Necesito cada día tu aliento en mí, necesito más y más de ti.

 Como ríos de agua viva, depositas de tu amor y de tu poder en mi vida.

 Atráeme cada vez más a ti.

No permitas que nada ni nadie me separen de ti, que nada me aparte de tu amistad.

Espíritu Santo renueva mi alma, restáurame, límpiame. Solo anhelo ser más como tú Jesús.

 Quiero cada vez mas cerca de ti estar.

 Guíame, vela por mí. Envuélveme en tus brazos de ternura.

 Revélame la palabra, quiero conocerte y entender todo lo que tienes para mí.

Es tu palabra la verdad, mi guía, mi camino.

 Es tu gozo mi fortaleza. Gracias porque ya no estoy sola, gracias porque cerca, muy cerca de mí tu estás.

Gracias porque en ti yo puedo confiar. Gracias Espíritu Santo.

 Mi corazón se derrite ante tu presencia, solo anhelo estar a solas contigo, para decirte que te amo.

Que eres lo más importante para mí. Que tu amor se ha sentado en el trono de mí corazón.

 Me estremece tu presencia. Gracias que es por ti que yo puedo decir Abba Padre.

 Tú eres la fuerza de mi alma, eres mi gozo, mi ánimo, mi consuelo, el que me sustenta.

 Eres mi paz, lo que mas anhelo. Mi refugio, mi luz, mi verdad. No necesito nada más si te tengo a ti.

 Nada hay que se compare a ti, a tu amor, Divino Consolador. Es en ti que encuentro todo lo que siempre he anhelado.

 Es por esto que mi corazón te canta. Todo mi ser desprende olor fragante para ti. Mi mejor adoración es para ti.

 Mi corazón  lo derramo,  como alabastro que se quebranta y deja salir esa preciosa fragancia que es para ti.

 Mi Amado Jesús. Tanto has hecho por mí, tanto me has dado.

Nada de lo que yo tengo se puede comparar con todo lo que tú  me das.

Es por eso que todo lo que tengo, todo lo que soy es para ti.

Yo te doy gloria y honra a ti.  Eres mi todo.

 Juan 12:3 

Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

Deja que la casa se llene de tu perfume, deja que este olor fragante de tú adoración,  llegue al Amado Jesús.

 El Espíritu de  Dios  mora en ti, cuídalo, mímalo, ámalo como si no tuvieras otra cosa en este mundo.  Porque verdaderamente es así. Pídele que avive el fuego en tu interior, que ponga su pasión en ti. Pídele que te cautive, que te enamore más y más. Exprésale que quieres conocerlo cada vez más. El está deseando que te postres ante su presencia. Cada vez que entres a buscarle, El estará ahí diciéndote,  “TE ESTABA ESPERANDO”,

 Esperaba tu adoración. Si tú le anhelas a El,  piensa que más aun te anhela El a ti. Dale toda gloria al Rey.

 Que el Espíritu Santo te guíe a escuchar la voz de tu Amado Maestro, Jesús. Que tú caminar  con el precioso, perfecto y  Divino Cordero, se vuelva una verdadera aventura, cuando entres en una continua comunión con El. Que tu día se vuelva apasionante, viviéndolo en el espíritu. Que te cautive cada vez más.  Déjate consumir por su fuego de amor.

Isaías 22:22

Al igual que en lo natural usamos llaves para abrir las puertas, en lo espiritual sucede lo mismo. Tenemos llaves en nuestra manos, dadas por Dios para abrir esas puertas. ¿Quién no se ha encontrado puertas cerradas? y nos vemos dando vueltas alrededor de la puerta esperando a que se abra. Cada vez que emprendas un sueño de Dios para tu vida, vas a econtrar puertas abiertas pero también puertas cerradas. Lo importante no es que la puerta esté cerrada, sino que nosotros no usamos las llaves que el Señor nos ha dado para abrirlas. ¿Qué nos impide usar esas llaves? El temor, el rechazo, depresión y otras muchas heridas que nos incapacitan y paralizan. Esto nos impide usar las llaves que abren las puertas que ensanchan nuestras tiendas, alargan nuestras cuerdas y poder asegurar nuestras estacas. Una de las llaves es guardar silencio ante  el Señor y no estar quejándose delante de la puerta del por que está cerrada. Guarda silencio ante el Señor y El hará, eres poseedor de esta poderosa llave, solo tienes que usarla. La constancia es otra llave que El nos dio para abrir estas puertas, pedid y se os dará, buscad y hayareis. La viuda consiguió el favor del Rey de lo pesada que se puso, no desista porq tarde la puerta en abrirse, se constante con lo que has creído, pelea tu bendición.  La obediencia, el amor, la fe, la humildad, el perdón, son otras llaves que tenemos para abrir puertas cerradas. Tenemos muchas llaves en nuestras manos guardadas en la biblia, ora y busca q llave has de usar en cada puerta y adelante prosigue el camino, tenemos al mejor compañero de viaje el Espíritu Santo. Cree en su palabra, sus promesas. Recuerda que tienes las llaves en tu poder.

ESPERO QUE OS SEA DE BENDICION

¿Y AHORA QUE HAGO?

Muchas veces ciertas acciones pueden parecer buenas y loables ante los ojos de las personas que nos rodean, más todo me es lícito, pero no todo me conviene y por desgracia adquirimos compromisos que al contrario de lo que esperamos, la vida espiritual comienza a enfriarse y a retraerse. Por esto mismo hemos de ser cuidadosos y antes de tomar una decisión hacernos esta pregunta: ¿qué dice al respecto el Espíritu Santo? El nos va a guiar si sabemos esperar la respuesta, siempre es fiel para contestar y decirnos que es lo que nos conviene o que es lo que por el contrario no nos conviene, aunque a nosotros y a nuestros seres queridos les parezca lícito, solo el Espíritu Santo sabe si nos conviene o no, si está dentro de los planes divinos o no.

Ahora, ¿qué hacer si ya hemos tomado la decisión? quizá te estés preguntando  ¿qué hago yo ahora?. Si sentimos que nuestra vida espiritual  se activa, va en crecimiento y se va fortaleciendo, a pesar de las pruebas que puedan surgir, adelante, no temas sigue luchando porque muy pronto veras la recompensa, aunque ahora no la veas. Pero si por el contrario tu vida espiritual se va enfriando y comienza a retraerse entonces es cuando debemos detenernos. Quizá sean tus emociones las que te estén jugando una mala pasada o quizá sea el Espíritu Santo advirtiéndote de que no has elegido correctamente, es por esto que lo mejor que podemos hacer es detenernos y preguntarle al Espíritu Santo ¿qué opinas tú de esto, me he equivocado? El nos va a mostrar si nos hemos equivocado o si son nuestras emociones que han de ser sanadas para seguir más ligero o ligera en este camino que hemos decidido tomar. ¿Como saber si es una cosa o otra? solo podemos determinar que algo es correcto cuando el Espíritu Santo nos lo confirma en nuestro interior. ¿De qué manera? Dice la palabra busca mi paz y síguela. Hemos de detenernos y examinar como está nuestra alma, si consideras que ha surgido alguna herida del pasado, ponte en las manos de Dios y deja que te sane, podrás seguir adelante con una perspectiva más madura. Pero si por el contrario es la paz interior, el gozo, tu relación con Dios lo que se ve afectado y no tu alma. Amigo, amiga, siento decirte que te has equivocado. Pero me alegro de decirte que aunque ahora llores y lo veas oscuro, mañana amanecerá un nuevo día lleno de satisfacción de ver que Dios tenía algo mejor para ti. No tires la toalla nunca, en Dios siempre hay una nueva oportunidad. Recuerda estas llaves de sabiduría:

LO QUE ESTAS DISPUESTO A DEJAR ATRAS, DETERMINA LO QUE DIOS TE TRAERA.

TUS DECISIONES DETERMINAN TU RIQUEZA

DIOS NUNCA CONSULTA TU PASADO PARA DETERMINAR TU FUTURO

Ora, habla con El, llora con El si eso es lo que necesitas y después levántate, seca tus lágrimas y sigue adelante.

florymenur@hotmail.com

Hoy me vuelvo a ti

La vida puede a veces jugarnos malas pasadas, puede ser que nos sintamos por instantes, días, meses, quizá años, desanimados y sin fuerzas. Hasta que un día decides que ya no quieres seguir igual. Y das el paso que sabes deberías haber dado hace tiempo. Te determinas, te levantas, comienzas a andar y te das cuenta de que no era tan difícil como creías al principio. Y de nuevo estás ahí, miras hacia atrás con una inocente sonrisa pensando que podías haberlo hecho antes. Pero sabes que no es tiempo perdido, tan solo una etapa más de tu vida, de la cual aprender, que te ha hecho madurar más. Ahora enfrentas la vida un poco más fuerte, con más fe y seguramente con más sabiduría. Esto te enseña que pase lo que pase, siempre pasa. Siempre tendremos un día en el que podamos mirar atrás y podamos sonreír al pensar que una vez más hemos ganado otra batalla que al final nos dará la victoria en nuestra guerra personal por vivir.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.